BRIOCHE RELLENO DE MERMELADA DE UVAS


          Brioche relleno de mermelada de uvas es la receta dulce que he elegido para arrojar el guante  a La cocina de Camilhi,  utilizando para su elaboración el molde de pastelería desmontable de 26 cm.  El artífice de tal duelo ha sido Pyrex que nos ha retado a preparar una receta dulce con este molde y la utilización de un ingrediente obligatorio: las uvas.

          Cocinar con Pyrex es fácil, eso ya lo sabemos, llevan muchísimo tiempo dedicados a fabricar menaje de cocina de alta calidad y han conseguido a través de la experiencia crear auténticas joyas. Pocas marcas son capaces de garantizar sus productos durante  de 5 o 10 años y Pyrex es una de ellas, por eso no es de extrañar ver en nuestras casas fuentes de vidrio y moldes de pastelería que llevan con nosotros muchos años y que permanecen como nuevos a pesar de su uso continuado.

          La mermelada de uvas que rellena este brioche está realmente deliciosa, además de utilizarla en tostadas  y dulces es ideal para acompañar todo tipo de quesos, del brioche no te digo nada más que está ¡buenísimo!. Como verás el molde utilizado es bastante grande y por consiguiente también lo es el dulce. Si consigues no comértelo en un par de días, puedes congelarlo o bien cortarlo en finas rebanadas y tostarlo antes de comerlo, ni te imaginas lo buenísimo que está preparado de este modo, la mermelada de uvas se carameliza al tostarlo y el aroma que desprende es Gloria Bendita.




Ingredientes para el brioche


500 g de harina
250 ml. de leche
15 g de levadura fresca
1 huevo
50 g de azúcar
70 g de mantequilla
1 cucharada de agua de azahar
la piel de una naranja
la piel de un limón

Para pintar el brioche: una yema de huevo con una cucharada de leche, una cucharada de canela y otra de sésamo



Elaboración

Templamos ligeramente la leche añadimos la levadura y la movemos para que se disuelva totalmente.

En un molinillo de café trituramos la piel de naranja y limón con una cucharada sopera de azúcar.

En la cubeta de la panificadora añadimos la harina, la pasta de naranja, limón y azúcar, el agua de azahar y el huevo y por último la leche.

Activamos el programa de amasado de la panificadora (en la mía es el número 8 y tiene una duración de hora y media).
Cuando la masa comience a separarse de las paredes de la cubeta agregamos la mantequilla hecha trocitos. Dejamos continuar hasta el final el programa.



Mientras vamos preparando la mermelada de uvas


Ingredientes:

500 g de uvas negras
250 g de azúcar
1 cucharadita de pasta de vainilla (o una vaina de vainilla)
la piel rallada de un limón y su zumo



Elaboración:

Lavamos las uvas y las desgranamos (no es necesario retirar las pepitas)

En una olla (yo he utilizado la Piroflam de Pyrex), metemos las uvas, agregamos el azúcar, la vainilla la piel de un limón y su zumo.

Ponemos la olla a fuego mínimo tapada durante 30 minutos, moviendo con una cuchara de madera de vez en cuando.

Retiramos la olla del fuego y pasamos por un pasapurés las uvas.

Volvemos a poner la mermelada de uvas de nuevo al fuego, moviendo sin parar durante unos 5 minutos más, para que adquiera mayor consistencia.
Dejamos enfriar totalmente.





Cuando ha terminado el programa de amasado de la panificadora, sacamos la masa  sobre una superficie ligeramente enharinada y desgasificamos con la ayuda de una rasqueta de panadero. La masa tiende a pegarse en los dedos y no es fácil de manejar, con la ayuda de la rasqueta iremos haciendo plegados y amasaremos durante 3 minutos dejarndo reposar la masa durante 10 minutos hasta que la masa no se peque en los dedos y pase la prueba de la membranas.
Dejamos reposar 30 minutos cubierta con un paño limpio.

Preparamos el molde, en este caso el molde de pastelería desmontable Classic ce 26 cm de Pyrex, al ser antiadherente no es necesario encamisarlo.

Pasado el reposo extendemos con un rodillo la masa , haciendo un rectángulo, y repartimos la mermelada de uvas por encima, enrollamos la masa sobre si misma y cortamos suficientes porciones como para rellenar el molde sin que queden apretadas, ya que hay que dejar espacio para que vuelva a levar la masa.

Dejamos reposar unos 30 minutos cubiertos con un paño limpio.



Precalentamos el horno a 200 º C.

Batimos la yema de huevo y una cucharada de leche y pintamos con cuidado el brioche, espolvoreamos una cucharada de canela y repartimos una cucharadita de sésamos.

Horneamos hasta que el brioche este dorado (Unos 35 minutos)








CONVERSATION

1 comentarios:

  1. UMMMMMMMMMMMMMM con la mermelada tiene que estar muy jugoso. Buena idea¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Back
to top