LECHE MERENGADA

Otro clásico:  leche merengada, uno de los sabores del verano, sobre todo para los que tenemos ya una edad (una edad maravillosa)  y la leche merengada era una merienda estupenda para después de la siesta, o como tentempié durante los baños piscineros.

Me comentaba mi sobrina Beatriz que está enganchadísima a la leche merengada, que desde que la ha descubierto no repara en pedirla en cualquier sitio y a cualquier hora, y es que está realmente buena. Podemos encontrarlas de calidad en algunas heladerías aunque en líneas generales para mi gusto están demasiado empalagosas, por eso me agrada más la que preparo en casa, con mucha menos azúcar.

La receta de hoy está preparada con leche de vaca (sin lactosa) y endulzada con un poquito de azúcar, en otras ocasiones la he hecho con leches vegetales, pero el sabor dista mucho del que estoy acostumbrada. En cuanto a endulzarla he utilizado miel, stevia, sirope de ágave, edulcorante…., pero la leche merengada me gusta con azúcar, poquita pero azúcar. En cuanto al merengue, no sé hacerlo sin azúcar, eso sí una pequeña cantidad.

No se me ocurre mejor forma de utilizar esas claras que nos sobran de hacer los helados que preparar un buen vaso de leche merengada.


Ingredientes:

500 ml. de leche (sin lactosa, en este caso)
2 cucharadas de azúcar (puedes sustituirlo por miel, edulcorante, stevia…)Si te gusta más dulce aumenta la cantidad de azúcar
la piel de ½ limón
½ palo de canela
2 claras de huevo
1 cucharada de azúcar

Canela en polvo



Elaboración:

Lavamos y cepillamos el limón. Con un cuchillo muy afilado o un pela verduras lo pelamos quitando tan sólo la parte amarilla.

En un cazo calentamos la leche junto con la piel de limón, el palo de canela y el azúcar (edulcorante, miel…), cuando comience a hervir lo retiramos del fuego y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente, después guárdala en la nevera para que esté bien fría.

Con la batidora montamos las claras junto punto de nieve., agregamos una cucharadita de azúcar y seguimos montando durante un par de minutos. Con movimientos envolventes mezclamos las claras montadas en la leche.

Dejamos enfriar en la nevera hasta que esté bien frío.

Si quieres que tenga una textura más parecida a la granizada déjalo enfriar en el congelador, y de vez en cuando mézclalo con un tenedor, cuando esté a tu gusto y sírvelo espolvoreado de canela en polvo.


CONVERSATION

5 comentarios:

  1. No sabes las ganas que me han entrado de tomarme un vaso!! Felicidades Chelo por la receta y por las fotos... son buenísimas! Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Ayyy madreee casi me tiro de cabeza a por el vaso pero no era plan de cargarme el portátil jajaa pero me ha parecido super apetecible, que ricaaa,besos

    ResponderEliminar
  3. Riquisimo Chelo, como a tí algunas me parecen excesivamente azucaradas, seguiré tus consejos, muackssssssss

    ResponderEliminar

Back
to top