EMPANADILLAS DE PUERRO, QUESO DE CABRA Y MERMELADA DE ARÁNDANOS.



            ….. Y un día volvió, nadie sabe porque se marchó, no dijo adiós, simplemente cerro la puerta de casa y desapareció. La ventana de su cocina tenía la persiana levantada,  por eso no la echamos de menos inmediatamente. Fue con el paso de los días cuando su ausencia se hizo presente. Entonces empezaron los rumores, el intentar mirar a través de de los cristales de la ventana, la curiosidad y la preocupación, y hasta hubo quien quiso llamar a la policía o tirar la puerta de aquella casa tan silenciosa, algo pasaba.

Al cabo de unos meses  eran pocos los que seguían intrigados, apenas los que la conocían bien, de vez en cuando se preguntaban donde demonios estaba……


Y un día la vieron llegar, como si nunca se hubiese marchado, entró en su casa y al cabo de un rato se abrió la ventana de su cocina, el horno encendido y sobre la mesa una fuente de empanadillas, había vuelto.




Ingredientes:
Para 16 empanadillas

·        16 obleas para empanadillas.
·        80 g de queso de cabra (de rulo)
·        mermelada de arándanos, 16 cucharaditas
·        2 puerros (sólo la parte blanca)
·        sal
·        3 cucharadas de AOVE



Elaboración:

Pelamos, lavamos para retirar restos de tierra y picamos en ruedas finas la parte blanca de los puerros.

Calentamos el AOVE en una sartén a fuego bajo doramos los puerros, salamos y reservamos.

Precalentamos el horno a 190ºC

Retiramos la corteza al queso de cabra

Sobre las obleas colocamos una cucharadita de los puerros, encima un trocito de queso de cabra y sobre este una cucharadita de mermelada de arándanos. Cerramos las obleas, presionando los bordes con un tenedor y colocamos sobre una bandeja de horno.

Horneamos con calor arriba y abajo hasta que las empanadillas estén doradas (alrededor de 15 minutos). Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Servir frías o calientes, a mi me encantan templadas.




Si dispones de tiempo o te organizar bien puedes preparar tu la masa de las empanadillas , aquí tienes la masa de vino que suelo preparar en casa. Pero si no quieres, o no te conviene, hay en el mercado obleas muy buenas .





Estas empanadillas son estupendas para un aperitivo acompáñalas con un vino blanco y buena compañía.

{Me alegra verte ;)}



CONVERSATION

13 comentarios:

  1. Encantada de su vuelta ;) ¡Bienvenida! Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Guapa....ya se te echaba mucho de menos...epero que todo bien!
    Unas empanadillas que quitan el sentío...gracias y besos!

    ResponderEliminar
  3. Un relleno riquísimo, me lo apunto!! Bss.

    ResponderEliminar
  4. Clara, este es el tipo de cocina que me chifla, no hay nada que más me guste que unir ingredientes, estoy segura que está riquísima, se te echa de menos guapa, bsss

    ResponderEliminar
  5. E que bom regresso, estas empanadillas além de lindas devem ser uma delicia
    Gostei muito

    ResponderEliminar
  6. Celebramos tu vuelta Chelo!! Unas empanadillas con un riquísimo relleno. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Y los que la vieron venir encantados con su vuelta!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ja,ja que simpática manera de decirlo.Me alegro mucho de saber de ti y volverte a ver.Deliciosas empanadillas.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. qué buenas Chelo, ese toque dulce tiene que ser muy especial

    ResponderEliminar
  10. I don't understand a thing about this but I love the photography in here! Really nice work!

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito post y qué empanadillas tan perfectas.
    Me encantan las empanadillas, pero es que estas te han quedado de 10! =)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Hoy mismo se las hago a mi familia para comer, a ver que tal salen.

    ResponderEliminar
  13. Síííííí!
    Yo me pasaba de vez en chando frente a gu ventana, pero casi había perdido la esperanza de ver luz dentro. Me alegro que estés de vuelta ;-)

    ResponderEliminar

Back
to top