CONEJO AL AJILLO

Cuando era pequeña, algunas noches de verano, recuerdo ir a un bar que tenía una terraza inmensa, donde la especialidad era el conejo al ajillo. A mis hermanos no les hacía mucha gracia y para ellos pedían calamares fritos, croquetas,….pero yo me arrimaba a la fuente de conejo y disfrutaba como sólo al que le gusta el conejo al ajillo lo sabe.

Me acuerdo como el aceite me chorreaba la mano abajo hasta llegar hasta al codo  y chuparme de los dedos hasta el codo ¡con un gustazo! (ya apuntaba maneras la nena, porque no debía de tener más de 5 o 6 años), luego coger un trocito de pan y mojarlo en el aceite y llevarte en la pringa un ajo caramelizado ¡uf, salivando estoy al recordarlo!

Debe de ser por eso que me gusta prepararlo en verano y acompañarlo de un buen tinto o de una buena sangría, que era con lo que lo acompañan los adultos en aquellos tiempos.

Como los ajos están tan buenos o más que el conejo, mis conejos van con un par de cabezas de ajos, que haya bastantes porque luego nos peleamos por ellos, además si se llama Conejo al Ajillo, pues ¡toma ajo conejo!

Así  es como lo preparamos en casa




Ingredientes
·        1 conejo de 1 kilo aprox.
·        2 cabeza de ajos
·        150 ml de AOVE
·        50 ml de coñac
·        250 ml de vino blanco
·        1 ramita de tomillo
·        sal


Elaboración:

Comenzamos por trocear el conejo, si nos resulta más cómodo podemos pedirle al carnicero que lo haga él.

Salamos todas las piezas de carne y reservamos.

Desgranamos las cabezas de ajos y sin quitarles la piel hacemos un corte a lo largo, sin llegar a partirlo por la mitad a cada diente de ajo, o le damos un golpe para que se abra.

En una sartén calentamos a fuego bajo el aceite de oliva virgen extra y agregamos los dientes de ajo, cuando comiencen a dorarse los sacamos a un plato y los reservamos.

En el mismo aceite doramos las tajadas de conejo, que esté bien dorado por los dos lados.

Añadimos  el tomillo y movemos para repartirlo por el guiso

Agregamos el coñac y movemos bien, dejamos cocinar durante 1 minuto. Regamos con el vino y tapamos para que la carne se guise con el vino. (el tiempo va a depender de lo tierno que sea el conejo).
Debe quedar la carne tierna y como salsa el aceite, el vino se habrá consumido en la cocción de la carne.

Antes de que todo el vino desaparezca agregamos los dientes de ajo que habíamos reservado, de este modo quedaran tiernos, como mantequilla al cocer con la salsa. Movemos para repartirlos por todo el guiso y dejamos que termine de cocinarse el conejo.

Retiramos del fuego y servimos con un vino tinto, o una sangría bien fresquita y buen pan para mojar en el aceite.


CONVERSATION

9 comentarios:

  1. Tiene una pinta buenísima, a mi me encanta. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy igual, me pongo morada, de siempre mi madre preparaba conejo y nos poníamos perdidos, chupándose uno todos los dedos, sin dejar uno, jajaaa y venga pan para mojar!!
    Se ve increíble y delicioso a la vez sólo de verlo, me imagino cómo olía tu casa mientras lo preparabas!!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  3. que me gusta el conejo! y casi nunca lo como!! ahora me ha entrado un antojo! voy al mercado a ver si encuentro algo de conejo!!! besos

    ResponderEliminar
  4. Somos fanáticos de esta carné, nos encanta, y mira al ajillo nunca lo hice y la próxima vez cae, me guardo la receta porque mejor no pudo quedarte el plato, que brillo, impresionante....Bess

    ResponderEliminar
  5. Madre mía que bien te ha quedado y que fotos mas chulas. Ayer comimos nosotros este fantástico plato. Ummm! Y también nos chupamos los dedos.

    ResponderEliminar
  6. Tiene una pinta divina. Soy muy fan del conejo al ajillo. Y este toque del coñac, tiene que ser una gozada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tienes una mano Chelo, que hasta el conejo me devoraba entero! Y eso ya es mucho en mi, pero por favor esta divino, jugoso, ese color, nada que me antojaste!!

    Un beso enorme y mucha vibra buena.

    ResponderEliminar
  8. Lo del pan Chelo, eso es imprescindible, qué sería de un buen conejo al ajillo si no pudiéramos mojar pan. También es un plato que me encanta. Besos

    ResponderEliminar
  9. me encanta guapa, el conejo al ajillo es una verdadera delicia

    ResponderEliminar

Back
to top