QUICHE DE ACELGAS Y QUESO DE CABRA

                  Hoy llenamos Ventanas Verdes de…. ¡tartas saladas!

            Mira que gustan este tipo de elaboraciones, a mí desde luego me encantan. Son fáciles de hacer, superversátiles, te permiten “deshacerte honrosamente” de algunas verduras que  empiezan a mustiarse en la nevera, y acompañadas de una ensalada y una cerveza bien fresquita te apañan una comida o una cena, o unas tapas con amigos. Todo lo que le veo son ventajas.

            Si abres mi nevera vas a encontrar casi con toda seguridad dos ingredientes: acelgas y queso de cabra, me gustan muchísimo, por eso no es ninguna sorpresa que prepare una tarta con ellos.

            Al final de la receta hay una serie de cambios que puedes realizar, aunque seguro que a ti se te ocurren muchos más, ¡pues ya estas tardando en contármelos!
            Ahora voy a ver que se ha cocinado en las cocinas de Ventanas Verdes, ¿te vienes?



Ingredientes

Para la pasta de queso:
(Adaptada de la pasta de queso del libro mis recetas caseras de Mary McCartney)

·        125 g de mantequilla a temperatura ambiente
·        125 g de queso crema
·        200 g de harina de espelta
·        ½ cucharadita de sal
·        ½ cucharadita de pimienta negra recién molida

Para el relleno:

·        400 g de acelgas
·        100 g de cebolla dulce
·        50 ml de AOVE
·        2 huevos de gallina XL
·        100 ml de nata vegetal
·        100 ml de leche de vaca o vegetal
·        100 g de queso de cabra, rulo
·        1 cucharadita de sal
·        ½ cucharadita de pimienta negra recién molida
·        ½ cucharadita de nuez moscada


Elaboración:

            Para hacer la pasta, dejamos el queso y la mantequilla a temperatura ambiente.
En un cuenco mezclamos la mantequilla y el queso mezclando con una cuchara o tenedor, agregamos poco a poco la harina y amasamos, solo hasta unir bien todos los ingredientes.

            Formamos una bola, envolvemos en film y dejamos reposar durante 30 minutos en la nevera.

Para el relleno:

            Limpiamos las acelgas retirando las hebras, las lavamos y picamos en tiras de 1 cm. de grosor aproximadamente.

            En una cazuela con 2 litros de agua y una cuchara sopera de sal cocemos las acelgas hasta que al pincharlas con un tenedor o probarlas las encontremos blandas. Retiramos la olla del fuego, y sobre el fregadero volcamos las acelgas sobre un escurridor, presionamos con una cuchara de palo para retirar la mayor parte de agua posible.

            Pelamos y picamos la cebolla en brunoise.
            En una sartén calentamos el aceite de oliva y doramos la cebolla.
            Cuando la cebolla esté dorada añadimos las acelgas, rehogamos un par de minutos y retiramos del fuego.

            En un bol batimos los huevos, la nata y la leche, salpimentamos y agregamos un poquito de nuez moscada, agregamos las acelgas y la cebolla y mezclamos bien. Reservamos.

            Precalentamos el horno a 180ºC

            Sacamos la masa de la nevera y sobre la mesa de trabajo la extendemos con el rodillo, podemos hacerlo entre poniendo la masa entre dos láminas de papel de hornear, así es más fácil

            Pintamos el molde donde vamos a hacer la tarta con mantequilla o aceite de oliva y forramos con la masa de queso, cubrimos con el relleno de acelgas y repartimos unas rodajas de queso de cabra.

            Horneamos a 180 durante 30 minutos con calor abajo y 5 minutos con el grill para que se dore por arriba. Pinchamos para comprobar que la tarta está cuajada.

            Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
            Podemos tomarla fría, o templada acompañada de una ensalada.

Otras variaciones:


     ·        Puedes sustituir la base de crema de queso por una plancha de masa quebrada.
     ·        Cambiar las acelgas por espinacas.

     ·        Sustituir el queso de cabra por un queso manchego para darle más fuerza, o por un brie si quieres suavizar el sabor.

     ·        Sustituir la leche de vaca por una leche vegetal. Sustituir la nata vegetal por otra que no lo sea e incluso por leche evaporada.



            





            

CONVERSATION

11 comentarios:

  1. ¡Que rica! Que bien me venía para comer hoy, además el queso de cabra le tiene que dar ese toque intenso tan rico... me encanta la idea.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan estos pasteles, como bien dices son todo ventajas y para mi hay una añadida: que es totalmente apta para el tupper, puesto que entre semana siempre he de comer en el trabajo. Además, me encantan las acelgas y en casa las comemos con garbanzos o rebozadas, pero nunca en quiche, me anoto la idea :)
    Feliz jueves!

    ResponderEliminar
  3. ohhh que rica por favor!!! sensacional mezcla!! me encanta!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las quiches, y ésta tiene que estar buenísima.
    besos,

    ResponderEliminar
  5. Yo soy de espinacas en lugar de acelgas, cada una con nuestras manías ;) seguro que si comiese tu tarta cambiaría de opinión, ya solo por el queso umm
    U besote!!!

    ResponderEliminar
  6. Que hermosa la tarta!! Además de que se ve deliciosa y esos pedacitos de queso de cabra arriba derretidos y medios tostaditos me hacen agua la boca.
    También concuerdo contigo que el mix acelga/queso de cabra es el mejor!!!
    Besotes!
    a.

    ResponderEliminar
  7. Holaaaaa, primero decirte que las fotos son preciosas, llenas de luz y viendose la quiche perfectamente, hecho en falta eso en algunas fotos que veo, que se da más importancia a la decoración que a lo que cocinamos.
    Con respecto a la quiche, de cine, rica a rabiar, no hay más que verla.
    Un besote y no tardo en hacerla, seguramente como tu dices poniendo espinacas es vez de acelgas.

    ResponderEliminar
  8. Yo esta quiche la tengo que probar, la base me ha llamado la atencion! Te contaré cuando la haga
    Silvia

    ResponderEliminar
  9. Hola Chelo, tanto tiempo... una receta espectacular. Me encantan este tipo de tartas saladas y la tuya se ve impresionante.
    Saludos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  10. pues a pesar de que lo único que soy incapaz de comer en esta vida es queso, reconozco que te quedó suuuuuper linda!!!!!
    y tienes razón en todo, las tartas saladas son muy apañadas y versátiles. Y con este tiempo son un acierto seguro!!

    ResponderEliminar

Back
to top