PAIN à L’ANCIENNE



                        ¡Pero que ganas tenía de hacer este pan!, tengo una lista tan larga de recetas pendientes que debo de vivir muchos años para hacerlas sino todas, la mayoría.

                        La Señora Antonia siempre tenía una labor (ganchillo, costura, punto…) empezada y antes de terminar una comenzaba otra, decía que si Dios la veía atareada tardaría más en llevársela. Cuando veo todas las cosas que quiero hacer no puedo evitar acordarme de ella y de su método para vivir más, trabajar sin descanso para poder seguir trabajando. Claro está, trabajo ocioso, nada de doblar el lomo hasta caer rendido, no, de ese trabajo no hablamos. Pues si tengo que vivir hasta que agote la lista de recetas pendientes voy a dejar jovencito a Matusalén.




                         Ya te he hablado en más ocasiones de Bego (la bloguera de Al Calor del Horno), una mujer fantástica, superdivertida, trabajadora, imaginativa, tozuda y sin pelos en la lengua, a la que le gusta comer tanto como a mí y con la que comparto la pasión por el pan, por comerlo y por hacerlo.
                        Pues bien, este pan lo hemos hecho juntas, ella en su casa y yo en la mía, pero totalmente sincronizadas y contándonos al dedillo como llevamos la masa. 

                        Pues como te decía a este pan le tenía muchas ganas, se lo comenté a Bego y lo preparamos. Lo que no nos imaginamos es que el resultado iba a ser tan bueno. Un pan sin masa madre, sin amasado, con poca cantidad de levadura y que diera como resultado un pan con esa corteza y ese sabor, sin duda es cosa de brujas… bueno y de la autolisis.

      Ahora me voy a ver el de Bego, ¿te vienes?



Así lo he hecho:
Ingredientes:

Masa para autolisis:
·        500 g de harina de fuerza
·        325 g de agua helada

Además:
·        50 g de agua
·        9 g de sal
·        15 g de levadura fresca



Elaboración:

            Pesa los 325 grs. de agua y guárdala en el congelador hasta que comience a cristalizarse.

            En una fiambrera mezclamos con una cuchara la harina y el agua helada, formaremos un engrudo muy pegajoso. Tapamos la fiambrera y guardamos en la nevera al menos 12 horas, si son más mejor (cuanto más largo sea el tiempo de autolisis más dulce será el pan)

            Al día siguiente sacamos la masa de la nevera y le agregamos el resto del agua, la sal y la levadura. Amasamos hasta que se integren bien los últimos ingredientes.
            Es una masa muy pegajosa que nos va a costar manejar. Yo la he amasado en el programa de amado de la panificadora que no es demasiado agresivo.
            Sacamos la masa de la cubeta de la panificadora y la volcamos en una fuente a la que le habremos puesto una capita de harina para evitar que se pegue.
            Dejamos reposar la masa a temperatura ambiente y tapada durante unos 90 minutos. Nos mojamos las manos, para evitar que la masa se nos pegue en las manos y hacemos un plegado (cogiendo uno de los extremos y llevándolo hasta el centro, cogemos el otro extremo y lo montamos encima de este), tapamos y dejamos reposar otros 90 minutos. Giramos la masa y repetimos el plegado, dejamos reposar otros 90 minutos y repetimos.

            Yo he preparado dos panes, he dividido la masa en dos. He cortado dos tiras de papel de horno y he colocado una porción de masa encima de cada papel, con mucho cuidado de no desgasificar la masa.
            Precalentamos el horno a 240ºC
            Dejamos reposar los panes 15 minutos los metemos en el horno  y horneamos a vapor 10 minutos, quitamos el vapor y horneamos 20 minutos más, hasta que la corteza esté dorada y al darle unos golpecitos a la base del pan este suene a hueco.
Sacamos del horno y dejamos enfriar antes de cortarlo y comerlo.
Yo lo de dejarlo enfriar no lo respeto y siempre acabo dándole un buen pellizco recién salido del horno.




Fuente: http://www.elforodelpan.com/viewtopic.php?f=7&t=132

CONVERSATION

8 comentarios:

  1. Socia!! PLAS PLAS PLAS, te has superado. Lo mejor de todo esto no es lo bueno que está el pan, sino lo bien que nos lo pasamos, a pesar de la cantidad de kilómetros que nos separan.

    Eres un cielo!!

    Por cierto, divinas fotos.

    Muack

    ResponderEliminar
  2. Que pan tan maravilloso, me lo he apuntado. Ahora veré el de mi Bego, también he hecho alguna receta linea directa a su cocina y me lo he pasado bomba. Este pan con el queso que hice ayer ummmmm!!!! besotes

    ResponderEliminar
  3. Pues si tenías ganas de hacerlo, yo las tengo de probarlo. Me llevo una rebanadita.

    ResponderEliminar
  4. Adoro fazer pão , adorei esses ficaram com formato muito giro e tem um aspecto delicioso
    Bjs

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el pan, y hago lo que puedo, ya que no soy ninguna experta, pero este eeta de escaparate reina, me has dejado alucinando por colores, voy a ver el de tu amiga...Bess

    ResponderEliminar
  6. Que bueno que te ha salido con esta miga y esta corteza,realmente esta para disfrutarlo lentamente.TREMENDO
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Espectacular, cada vez me gusta mas hacer pan en casa
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Menuda miga que bueno te ha quedado, con un pan así los desayunos se toman de otra manera, besos
    Sofía

    ResponderEliminar

Back
to top