MIMOS {Panecillos Dulces en leche}



Mimos, con este nombre conocemos en casa a los panecillos dulces en leche. Una receta tradicional y de aprovechamiento, ya que de lo que se trata es de aprovechar los restos de pan que se van quedando duros.

Los mimos están íntimamente ligados a mis recuerdos de infancia, recuerdo la olla con ellos guardada en la nevera y tomarlos bien fresquitos para merendar durante las tardes de verano, con el sabor de la leche a canela y limón. Que merienda tan deliciosa y completa.

La leche de la lechería de Barranco, el pan de la panadería de Pepe y los huevos de las gallinas del cortijo de la Lauri eran ingredientes que siempre había en abundancia en casa, supongo que ese era el motivo para que mi madre preparara los mimos con tanta frecuencia.



 Hay zonas donde es una preparación típica de Semana Santa, en casa ya te digo que no tenían fecha. Podías llegar de la piscina en verano y encontrarte un buen tazón de mimos fresquitos o tomarlos durante el invierno templados.

De cualquier modo me parece una forma magnífica de aprovechar los restos de pan.

En alguna ocasión he cambiado la leche de vaca por leches vegetales, y el resultado ha sido muy bueno. Y cuando los hago con leche de cabra ya es que me vuelven loca, pero es que tengo que reconocer que me pierde la leche de cabra.
Es viernes, te deseo que pases un buen fin de semana y que si te ha quedado algún resto de pan prepares estos panecillos dulces en leche, así te mimas un poco y te los desayunas el domingo.



Ingredientes:
(Para 16 panecillos)

·        150 g de pan asentado (no muy duro)
·        250 ml de leche
·        2 huevos de gallina
·        50 g de azúcar

Para la sopita de leche:

·        1.5 l. de leche
·        la piel de 1 limón
·        1 ramita de canela
·        100 g de azúcar

Aceite de Oliva para freír los panecillos



Elaboración:

                          Empezamos haciendo los panecillos

                         Templamos la leche.

                Troceamos el pan y lo ponemos en un cuenco, regamos con la leche caliente y lo movemos hasta conseguir una papilla.

                  Añadimos los huevos, sin batir, y movemos bien para mezclarlos.

                 Por último añadimos el azúcar y volvemos a mezclar para que se integren bien todos los ingredientes.

                    Dejamos reposar mientras calentamos el aceite.

           Calentamos en un cazo aceite de oliva, la cantidad va a depender del volumen del cazo, pero tiene que ser suficiente como para que los panecillos floten en él.

             Cuando el aceite este caliente vamos tomando cucharadas de la papilla de pan que hemos preparado anteriormente y con ayuda de otra cuchara vamos echándolas al cazo, no mas de 3 o 4. Las doramos por las dos caras y las sacamos a un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite. Así hasta terminar con la masa.

              Ahora preparamos la leche.

            Calentamos la leche con la canela y la piel de limón, cuando rompa a hervir añadimos el azúcar, movemos para que se deshaga el azúcar y añadimos los panecillos. Dejamos que cuezan durante unos 5 minutos y retiramos del fuego.

            Podemos comerlos templados o fríos.


CONVERSATION

14 comentarios:

  1. nunca me salen los bollitos de leche, a ver si con tu receta puede ser :)
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Qué sabias eran nuestras abuelas en esto de aprovechar todo.

    Besos Chela, hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2014/11/reproducciones-de-obras-de-arte-hechas.html
    y desde
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2014/11/quien-es-miguel-repiso.html

    ResponderEliminar
  3. Sólo el nombre ya hace que apetezcan comerlos, y luego al ver las fotografías, pues más todavía.
    Un beso, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto es que tienen una pinta estupenda, dan ganas de hacerlos, lo malo es que me los comería todos!
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Al principio creí que eran parecidos a las torrijas, pero cuando he visto como se hacían, no tienen nada que ver, me gustaría probarlos a hacer un día, tienen que estar buenísimos.
    besos,

    ResponderEliminar
  6. Llevo varias recetas sin poder comentar, pero las tengo vistas a todas. AHora con esta y aprovechando que es viernes, aprovecho a dejar unas palabras.
    Ha sido una receta totalmente desconocida para mí, pero me ha encantado. Me encanta la historia que a acompaña y ese saber antiguo de aprovechar los alimentos, todos, como un modo de agradecer y compartir.
    Las fotos están preciosas, Chelo. ¡Toda una artista! Cariños.

    ResponderEliminar
  7. Una receta muy buena y tradicional.Muchas gracias cielo.Bsss

    ResponderEliminar
  8. Me encantan estas recetas tradicionales. Cuando he visto el nombre no me ha sonado, pero luego la foto ya si! Mi abuela hace estos panecillos, pero no los pone con leche, hace un caldo de color anaranjado, luego eso no lo comemos bien fresquito. Ahora mismo le llamo para ver como lo llama ella, a este postre! Sin duda, que tu versión, la voy hacer! Un besazoo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  9. tiene una pinta muy muy rica!!! me comeria un par ahora mismo con el café con leche!! besos

    ResponderEliminar
  10. Estos dulces tradicionales de aprovechamiento me chiflan y rechiflan... qué maravillas se pueden preparar con unas sobras de pan :o)
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  11. Al principio pensaba que eran panecillos con dulce de leche (que me encanta el dulce de leche), pero luego vi que había leido mal :), pero igual...cómo me gustan estas recetas, tradicionales y que se huelen desde la pantalla... las recetas q me recuerden a mi infancia me encantan!

    ResponderEliminar
  12. Estas son las recetas que mas me gustan Chelo...sin duda la probaré y mis niños se quedarán encantados seguro.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. esta receta no la conocía y me ha gustado mucho, se aprovecha muy bien el pan consiguiendo una deliciosa merienda o desayuno. Lo voy a hacer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Un lujazo un postre de los de verdad, de los que me molan mucho, mucho. Voy hacerlos hoy, espero tener maña para freírlos. Hija es que estos traspasan la pantalla, que pintorra. Bssss

    ResponderEliminar

Back
to top