ARROZ CON CONEJO Y CLAVO

           Mi intención era preparar unas patatas con conejo, pero salió arroz. ¡Y qué arroz!, por eso al probarlo, una foto rápida y a enseñároslo deprisita que tenéis que probarlo. (eso si no lo habéis preparado ya)

            Ha quedado con un sabor a quisote tradicional, a cazuela de arroz de los que hacía la abuela y es que el majado del calvo, con el ajo y el higadito frito han preparado un caldo que cualquier cosita que le arrimes, ya sea pasta, patatas o arroz tiene que estar bueno a la fuerza. Me encanta el toque que le da el clavo y que lo hace tan distinto si lo lleva

            Ya se que hay mucha gente a la que el conejo no le hace gracia, en mi casa (la casa de mis padres), había muchos especímenes de este tipo, (jejeje, mis queridos hermanitos)  que hacían que cada vez que mi madre hacía algo con conejo empezara un trasiego de las tajadas desde sus platos al mío, y yo agradecida, Lo malo es que fueron aprendiendo a saborearlo y cada vez llegaban menos tajadas a mi plato, ¡ que cosas!

            ¿qué a ti tampoco te hace mucha gracia?, venga dale otra oportunidad con este arrocito.
           




Ingredientes:
(2 Raciones)


·        400 grs. de conejo
·        1 hígado de conejo
·        180 grs. de arroz
·        1 cebolla
·        1 pimiento verde
·        La carne de 1 pimiento choricero
·        1 tomate maduro
·        2 dientes de ajo
·        1 clavo grande (o 2 pequeños)
·        3 ramitas de perejil
·        1 hoja de laurel
·        Sal
·        Un poquito de carterica (colorante alimenticio)
·        4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
·        agua


Elaboración:

            Troceamos el conejo. Lo lavamos, secamos y añadimos un poquito de sal

            Picamos la cebolla y el pimiento.

            Rallamos el tomate

            Pelamos los ajos

            Si tenemos carne de pimiento choricero fantástico, utilizaremos una cucharadita. Si no tenemos, pondremos en remojo en agua templada un pimiento seco choricero, lo hidratamos y raspamos con un cuchillo la carne.

            En una sartén calentamos el aceite de oliva y doramos el hígado del conejo y uno de los ajos. Cuando esté dorado lo echamos en el mortero junto con el ajo crudo, el clavo, el perejil y un poquito de sal (la sal ayuda a machacar bien los ingredientes y evita que “salten” fuera del mortero). Machacamos bien y reservamos.

            En el mismo aceite doramos las tajadas de conejo, agregamos la cebolla, el pimiento verde y dejamos cocinar hasta que la cebolla empiece a dorarse, entonces agregamos el tomate rallado y dejamos cocinar durante unos 10 minutos a fuego medio. Añadimos la carne del pimiento choricero, vertemos un poquito de agua en el mortero y lo incorporamos a la sartén, cubrimos de agua, ponemos la hoja de laurel  y sal a nuestro gusto,   y dejamos cocinar durante 10 minutos.

            Añadimos el arroz y 3 veces el mismo volumen de agua (no es un arroz seco, más bien caldosito), ½ cucharadita de colorante (en mi pueblo se llama carterica) dejamos cocinar hasta que el arroz esté en su punto (alrededor de 18 minutos). Apartamos del fuego y dejamos reposar 5 minutos antes de servirlo.
               

                

CONVERSATION

13 comentarios:

  1. Delicioso aunque el conejo esté en mi despensa habitual. Este arroz me recuerda a uno que nos gusta mucho y que solemos comer en "La Venta del Túnel" en los Montes de Málaga, caldoso y con sabor a cazuela de las buenas. Me encanta cómo te ha quedado.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tiene que estar muy rico, te ha quedado de lujo!!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. A mí el conejo me encanta. Y con arroz, y más si es caldosito, me enloquece.
    Me parece muy acertado el uso del clavo, que tan bien queda en estos guisos...

    ResponderEliminar
  4. Seguro que estaba buenísimo, este tipo de platos siempre entran bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que rico se ve este arroz, me encanta!! En mi casa siempre se añadía al arroz un majado de clavo, perejil fresco, ajo y pimienta negra en grano y que sabor más delicioso le aporta al arroz, yo aún sigo cocinándolo así.

    Un beso. ¡Aqui y Ahora!

    ResponderEliminar
  6. Una idea fantastica http://lasrecetasdefranciscoypablo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  7. Una maravilla este arroz con conejo. Me ha gustado el añadido del pimiento choricero y el clavo. Con qué gusto me comería yo un platito de estos para la cena.

    Bss

    ResponderEliminar
  8. a mi si que me gusta el conejo, y hago como tú, la salsita con el hígado, está de muerte!!

    ResponderEliminar
  9. El clavo le da muy buen sabor, riquisimo plato.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  10. Pues el clavo es una de mis especias favoritas y nunca falta en mi cocina....tanto entero como en polvo...les da un toque muy sabroso y diferente a los platos. Me encanta tu propuesta.

    ResponderEliminar
  11. Hola mi Chelo! así que te comías todo el conejo tu solita!! Yo la verdad, no puedo, es que lo tengo que seguir intentando, pero por ahora no logro traerlo a mi cocina. Ahora si que lo del clavo tiene que dar un sabor increíble. Fíjate que yo tengo una receta de salsa bolognesa con clavo y canela, me hiciste recordarla. Besos mi guapa

    ResponderEliminar
  12. Chelo hasta mi casa ha llegado el buen olor. Que rico.

    ResponderEliminar
  13. Vi esta mañana la recta y ahora vuelvo por ella. Me gusta la mesa de tus padres con que nos invitaste hoy, Chelo. Ja-ja !!
    El arroz se ve delicioso y si bien he hecho salsas con conejo (y creo que una paella también), nunca usé el hígado.
    Me dejo muy, muy pendiente esta receta que es de las que más me gustan: con tradición y calor de hogar.
    ¡Qué bueno que decidieras sacar a foto y compartirla en el blog!

    ResponderEliminar

Back
to top