PICOS O COLINES {Ventanas Verdes: Pan}


En Abril Ventanas Verdes se convierte en Tahona y venimos cargaditas de panes.
            Que hacer pan engancha no es una leyenda urbana, si engancha y cuando empiezas ya no puedes parar. El placer de meter las manos en la masa, de ver como con tan pocos ingredientes eres capaz de preparar una cosa tan rica, (sobre todo si eres un entusiasta del pan), el increíble olor de la masa fermentada y no digamos ya del pan recién horneado es una experiencia que tienes que experimentar.
            Puede que oír hablar de masas madres, de autolisis, de bigas, prefermentos, de métodos directos e indirectos, de porcentajes de hidratación y técnicas de formado, nos asusten un poco, pero os aseguro que no es tan fiero el león como lo pintan, no nos dejemos intimidar y metamos las manos en la masa. Os aseguro que merece la pena.
            Una de mis primeras experiencias haciendo pan fueron unos picos, piquitos, regañas (¡podemos encontrarlos con mil nombres!), es una receta fácil con un resultado estupendo.
            Si hasta ahora no te has atrevido a hacer pan, es una buena receta para empezar, y si ya haces pan en casa y aún no has hecho unos picos pues no se a que estas esperando, ¡venga!
            Hoy Ventanas Verdes huele a pan, yo os dejo unos picos y me voy a ver que han cocido mis compañeras.
¡Qué tengáis un buen día!

 Ingredientes:
(unas 50 piezas)
·        200 g de harina
·        90 g de agua
·        20 g de aceite de aceite de sésamo (o AOVE)
·        3,6 g de sal
·        2 g de levadura fresca de panadería (si utilizas levadura instantánea liofilizada serían 0,6 g)
Elaboración:
            Templamos el agua y deshacemos en ella la levadura.
            Mezclamos todos los ingredientes y formamos una bola con la masa, la tapamos y dejamos reposar durante unos 5 minutos.
            ¿Vas al gimnasio?, pues hoy no lo vas a necesitar, porque prepárate para gastar unas cuantas calorías si optas por trabajar esta masa con el rodillo. La masa es durilla y nos va a hacer falta trabajarla bastante a golpe de rodillo, vamos a hacer un rectángulo con ella, la plegamos tomando un extremo y llevándolo hasta la mitad del rectángulo, tomamos el otro extremo y lo montamos sobre este. Ahora giramos el rectángulo 90º y empezamos a pasar el rodillo por encima hasta obtener una lámina finita. Hacemos esta operación 10 veces (ya veréis como la masa va cambiando, haciéndose más homogénea y dejándose trabajar mucho mejor). Dejamos reposar la masa tapadita durante 20 minutos y volvemos a repetir los plegados y estirados otras 10 veces.



              Que no te encuentras con fuerzas para darle al rodillo, pues no pasa nada, saca tu máquina de hacer pasta y afina la masa con ella. Lo haremos del mismo modo. Partimos la masa en dos o tres porciones (para que nos resulta más fácil trabajarla), la estiramos primero con el rodillo y luego con la máquina de la pasta, empezamos con el ancho mayor y bajamos un par de puntos. Vamos doblando la masa en 3 girándola y volviendo a pasarla por los rodillos. Lo haremos 10 veces, dejamos reposar 20 minutos y repetimos el afinado y doblado otras 10 veces.
            Ahora que nuestra masa se ha rendido, que es muy fácil de trabajar, que está lisa y bonita, la dejamos descansar durante unas horas, (o incluso mejor, en la nevera toda la noche).
            Cuando haya doblado de volumen (o al día siguiente si la has dejado en la nevera durmiendo, la sacas de la nevera y la dejas que se atempere). La amasamos ligeramente y la dividimos en dos.


                    Tomamos una porción de masa la extendemos (con rodillo o máquina de pasta, muy finita, cuánto más finita más crujientes van a quedar nuestros picos), y le damos forma a los picos. ¿Cómo?, pues si tenéis paciencia y tiempo de uno en uno, cortando nuestra fina lámina en triángulos rectángulos de unos 3 cm. de lado y enrollándolos sobre si mismos, comenzando por la base. Luego lo frotamos con energía sobre la encimera o mesa de trabajo con la palma de la mano, para que se aprieten.
O bien, cortamos tiras de unos 5 cm. de ancho (la masa estirada muy finita), la enrollamos consiguiendo un cilindro como de un dedo de gordo, lo frotamos entre las manos, para que el cordón se apriete y lo cortamos en trocitos de unos 3 o 4 cm.
            Vamos colocando los colines sobre la bandeja de horno, los tapamos y dejamos reposar unos 45 minutos. Se han a hinchar un poquito.
            Mientras vamos a precalentar el horno a 190º. Horneamos nuestrso picos a esta temperatura durante unos 10 minutos. Bajamos a 170ºC y continuamos hasta que estén doraditos.
            Los sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Luego prepara unas tapas, unos amigos y presume de piquitos caseros, ;)

Fuente:

CONVERSATION

24 comentarios:

  1. Qué maravilla, qué pintaza tienen! lo de la máquina de pasta es un punto, lo voy a hacer, te facilita el trabajo enormemente.
    Muchas gracias por la receta panarra
    Noe

    ResponderEliminar
  2. MMMM si señora! Una de las mejores masas para iniciarse, de baja hidratación, sencillita, y con un resultado espectacular!
    Me encantan los picos.

    ResponderEliminar
  3. para las catas de vino son imprescindibles, así que probaré a prepararlos en casa para la siguiente...parece fácil.

    ResponderEliminar
  4. Que ricos, te han quedado perfectos. Me encantan para picotear.
    Es verdad que hacer pan engancha.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Adorei este picos ficaram tão lindos.
    Perfeitos para petiscar
    bjs

    ResponderEliminar
  6. Picos caseros! A ver si me pongo porque no veo una manera más estupenda de mejorar un plato de buen jamón. Con los comprados acompaña bien, pero si consigo hacerlos caseros como los tuyos seguro que el plato gana ;). Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Qué ricos! Yo también tengo la receta para hacer, a ver si me animo, porque con la pintaza con la que a ti te han salido dan ganas de hacer kilos jajajaja Besitos

    ResponderEliminar
  8. Qué delirio , estos colines tienen que ser un sin parar de comer, uno detrás de otro .
    Los hago con otra receta , pero como la tuya me ha gustado mucho, me la guardo también para probarla.
    Besinos sister, buen dia.

    ResponderEliminar
  9. Buenoooo!!! ésto ya es vicio puro!! y tal como lo presentas, con una copa de vino, ya es que me muero!! Voy a atreverme y los voy a hacer.

    ResponderEliminar
  10. Uala!!! Que pintaza tienen ¡yo quiero!!! y como tengo maquinita de hacer pasta seguro que me animo ;)
    Estupenda aportacion!!!

    ResponderEliminar
  11. Que chulos, estoy enganchado a los picos h ya caseros uff. No quiero imaginarlo jeje. Genial http://lasrecetasdefranciscoypablo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  12. Jolines lo buenos que tienen que estar. Yo he hecho pan unas cuantas veces, pero ni me había planteado el tema de los picos, aunque viendo los tuyos... Las fotos son una chulada.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Chelo querida! Qué belleza de panecillos, con el aceite de sésamo deben tener un sabor muy especial. Qué ricos. Besitos

    ResponderEliminar
  14. Qué preciosidad de colines!! cierto que hacer pan engancha y gusta cada vez más, ese olor por la casa cuando se hornea y el disfrute cuando se saborea, es todo un poema.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  15. ay que monada como me gustan estos colines. Te han quedado geniales y las fotos preciosas. Qué ganas de llevarme uno a la boca cuando los ves.

    Bss

    ResponderEliminar
  16. En casa siempre hay colines, nos gustan mucho y me sacan de más de un aprieto. Yo también voy a intentar hacerlos, se ven deliciosos. Bss.

    ResponderEliminar
  17. Pero qué pinta!! Yo no me he atrevido a hacer picos (en Murcia son típicos con forma de rosquilla) porque me temo que me los comería todos de golpe, es que me vuelven loca, jajajaja. Te han quedado perfectos, de panadería :). Y es verdad que hacer pan engancha, ya sea con masa madre o con recetas más rápidas!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Mmmm, qué ricos, son como los bastoncillos pequeños crujientes que sirven en los restaurantes, perfectos para untar en mayonesa o salsa. Y además se pueden tunear añadiendo orégano, cebolla, ajo...
    Gracias por la receta!
    Buen fin de semana ;-)

    ResponderEliminar
  19. Por favor, que cosa tan elegante y tierna a la vez.
    Me apunto ya mismo con tu receta, me los imagino en bolsas congelados, listos para cuando apetece.
    Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  20. Están para "Ponerles un piso"...Qué delicia de picos, madre mía!!!

    ResponderEliminar
  21. uauuuuu te han quedado perfectos!!!!! y le técnica es superinteresante, te puedes creer que nunca he hecho colines??

    ResponderEliminar
  22. se ven perfecccccctos! que delicia, están hermosos, tostaditos! se me hace agua la boca. un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Mira x donde esta mañana me he levantado con ganas de hacer regañas y me encuentro con tu receta.... Si es que no puedo estar tanto sin venir a verte.
    Bd

    ResponderEliminar
  24. Debo confesarte Chelo que soy una verdadera adicta a los picos o colines. Y no es que los coma a todas horas, no. Lo que me ocurre es que como pruebe uno, me como toda la bolsa, así que procuro controlarme.

    Y fue ver esta receta y enamorarme de la forma perfecta de tus colines. Y la pienso hacer, ya creo yo que la pienso hacer y disfrutaré de estos colines con una buena salsa dip. Ya tengo excusa para hacer dos recetas, jajaja

    Besos wapa. Paula

    ResponderEliminar

Back
to top