FLAN DE HUEVO Y CAFÉ CON LECHE {En olla a presión}



Hace poco ví al lechero que llevaba la leche a casa de mis padres. Hacía años que no le veía,  fue él quien me reconoció, nos paramos y estuvimos más de dos horas hablando de cuándo nos vendía la leche, de aquellos tiempos y de estos.
Iba todos los días a primera hora de la mañana, llegaba en su furgoneta blanca con las cantaras de acero inoxidable rebosantes de leche, además también nos vendía verduras de su huerto y huevos de las gallinas que criaba. Un supermercado de productos ecológicos, que entonces era lo que se comía de forma habitual y que hoy nos los cobran a un pico, eso si tenemos la suerte de tener acceso a ellos.
¡Que leche!, Mi madre tenía un par de ollas de algo más de 5 litros que eran las ollas de la leche, una de porcelana y otra de acero inoxidable,  todos los días cuando Barranco llegaba a la calle y tocaba el claxon de la furgoneta para avisar que había llegado, cogíamos la olla y salíamos a coger la leche, nosotros y el resto de las vecinas de la calle. De la cantará salía una leche con un leve tono amarillento, casi pura, cuando se enfriaba después de cocerla en la superficie aparecía una capa de nata espesa con burbujones amarillos de la grasa.  Aquella nata tenía un doble destino, podía ser el ingrediente principal de un bizcocho de nata o se mezclaba con azúcar y se untaba sobre pan tostado. No he vuelto a comer las tostadas de nata y tampoco a saborear un bizcocho como aquel.



            Recuerdo el ritual de la cocción, cuando la leche empezaba a hervir y amenazaba con desbordarse de la olla había que bajar el fuego al mínimo, entonces el hervor cesaba y la leche bajaba, otra vez subíamos el fuego y la leche retomaba el ascenso, ahora volvíamos a bajarlo y así hasta 3 veces, la última vez en lugar de bajar el fuego había que apagarlo. Yo aún cuando consigo leche de la “buena”, la cuezo de este modo, manda la tradición.
           
Cuando no estabas atento la leche se iba (se desbordaba de la olla), y solía quemarse al caer sobre el fuego, aún recuerdo el olor a leche tostada   y aún peor como se ponía la cocina de sucia y lo que costaba sacar aquella costra, si la dejabas que se tostara demasiado. Cuando empezaron las cocinas vitrocerámicas recuerdo que en el anuncio salía un cazo de leche desbordándose y una de las ventajas de las nuevas cocinas es que se limpiaban sin ningún esfuerzo con sólo pasar un paño húmedo, Por ello deduzco: primero: que era muy común que se fuera la leche y segundo que estábamos hartos de fregar la cocina, sobre todo la leche pegada.

                       
            Pues si,  entre 5 y 7  litros diarios de buena leche entraban en mi casa, ¿el destino?,  principalmente acompañada de Nesquik  (para los peques) o de un buen café (para los mayores) era el desayuno o la merienda. Y otra parte acababa en croquetas, en verdura o pasta con bechamel y como no en leche guisá, mimos, flanes, natillas,  yogures o leche migá.

            Tan protagonista ha sido el café como la leche en casa, hasta tal punto que era habitual el flan de café con lechehecho en la olla a presión. Un flan grande que al volcarlo del recipiente donde se cocinaba a la fuente quedaba empapado en el caramelo y que era una de las meriendas más exquisitas que recuerdo tras las siestas del verano. El verano andaluz que agradece todo lo fresco que le arrimes a la boca.
Hoy estoy parlanchina, pero ya os dejo con la receta. Muy fácil:



Ingredientes:

Par 6 flanes: Aunque va a depender del molde que utilicemos.

·        4 huevos
·        400 ml. de leche de vaca
·        100 grs. de azúcar
·        100 ml. de café

·        Para el caramelo: Azúcar blanca 3 cucharadas soperas bien colmaditas

Elaboración:

            Batimos los huevos junto con el resto de ingredientes. Dejamos reposar la mezcla y con una cuchara retiramos la espumita que ha hecho.

            Para hacer el caramelo, calentamos el azúcar en una sartén antiadherente, sin moverla y a fuego mínimo, cuando el azúcar se derretido y comienza a dorarse la apartamos (hay que tener cuidado de que no se nos queme).
Repartimos el azúcar en los moldes y vertemos la mezcla batida de huevos, leche, azúcar y café encima. Tapamos los recipientes con papel albal, tenemos que evitar que les entre agua.

            En la olla a presión colocamos un recipiente para cocer al vapor, y vertemos un poco de agua, que no llegue a sobrepasar el vaporero, colocamos los flanes encima, tapamos la olla y ponemos la válvula, cocemos durante 18/20 minutos (olla a presión tradicional, no la rápida, en la que supongo tendremos que rebajar el tiempo a la mitad).. Pasado ese tiempo, retiramos la válvula, dejamos que salga el vapor y destapamos la olla. Dejamos los flanes dentro hasta que se enfríen y podamos guardarlos en la nevera.
 Para comerlos pasar un cuchillo afilado por el borde del flan, para despegarlo y volcarlo sobre un plato. Riquísimo!

CONVERSATION

21 comentarios:

  1. Yo iba con mi madre a comprar la leche a la lechería, estaba en mi misma calle. Era un Señor que tenía una vaquería e iba a por la leche para venderla en su tienda, una tienda de barrio de toda la vida, de la que tenía de todo. Recuerdo también cómo hervía mi madre la leche, el chupchup de la nata que iba sacando a una fuente, esa nata gorda que luego o la batía con azúcar o hacía mantequilla o la utilizaba también para hacer como tu madre, cualquier postre dulce. Recuerdo el sabor, tannnnnn diferente a las actuales. El único inconveniente que tenían esas leches era que había que hervirla mucho para matar cualquier tipo de bacteria. Muchas noches nos daba mi madre un vaso de leche (después de la cena) con canela y algo de azúcar y qué rica estaba.

    Me gusta tu flan con sabor a café, es un clásico que nunca falla.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. tão perfeitos que ficaram e devem ser mesmo deliciosos.

    beijinhos

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los flanes caseros y con un toque de café debe estar buenísimo. Pues yo no he conocido eso de que el lechero fuera por las casas repartiendo la leche y la gente fuera con los cántaros, pero me encantaría poder verlo por un agujerito y hacer una gran foto de ese momento. Besazos y gracias por compartir con nosotros este estupendo recuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Nunca he hecho los flanes en la olla a presión siempre en el horno pero me gusta la idea, es más rápido y se gasta menos luz. Ese toque de café me entusiasma. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  5. Yo no tengo ese tipo de recuerdos porque en la capital y en mi época todo eso estaba ya perdido, pero tiene que ser muy bonito recibir impaciente la leche cada día, ese sabor auténtico...
    Este flan tiene que estar buenísimo, aunque a mí me aterra un poco la olla express.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Que recuerdos tan bonitos Chelo, yo recuerdo cuando mi auela cocía también la leche, y luego años mas tarde cuando la compraba en bolsas, qué tiempos!!! Eso sí, el flan de huevo más rico que he probado jamás es el que hace ella. Así es que probaré tu receta que el café con leche me encanta y seguro que es exquisito ;)

    Mil besos guapa

    ResponderEliminar
  7. Que bonitos recuerdos, Chelo, gracias por compartirlos.
    El flan tiene una pintaza, tiene que ser un vicio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué ricas esas tostadas de pan untadas con nata y azúcar, una delicia.
    Los flanes tienen una pinta bárbara, claro que va a ser un poco difícil encontrar la leche de vaca :( Habrá que conformarse con la que nos venden en los super. Seguro que no están tan ricos como los que tu has hecho, pero estarán ricos igualmente

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Eu em pequeno cheguei muitas vezes a beber leite acabado de tirar da vaca,era tão bom...
    Esses flans ficaram lindos e com sabor a café com leite tem que estar uma delicia
    Bj

    ResponderEliminar
  10. Pues yo sí recuerdo ir a buscar la leche y el sabor tan rico que tenía. Mi madre me hacía yogures y flanes con ella. Recuerdo que me costó annos acostumbrarme al sabor de la leche de compra y que no he vuelto a beber un vaso de leche blanca desde que desaparecieron las lecherías.

    ResponderEliminar
  11. Con este saborcillo a cafe me encanta, besos

    ResponderEliminar
  12. Me encanta que estés parlanchina querida Chelo, yo soy de las pocas que lee, sí, y me gusta !!! Esos veranos andaluces endulzados por tan deliciosos postres con leche "de la buena" como tú dices, qué lujo...Eso ya no es posible!!!
    Te felicito por la receta y por esos estupendos flanes caseros, una delicia!!!

    ResponderEliminar
  13. QUe buenisima receta , que recuerdos me trae.
    Besicos y feliz finde

    http://lasdeliciasdelourdes.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Que ricos los flanes caseros Chelo, además esto que lleven café me has ganado!!
    Me ha encantado leer la historia del lechero. Yo nunca conocí eso pero me encanta escuchar a mi madre cuando cuenta cosas sobre como iban a por la leche...o el queso rallado....
    Besitos guapa. MAR, de EQNME

    ResponderEliminar
  15. Madre mía qué tiempos, yo recuerdo ir a la tienda que tenían los de la vaquería a recoger leche y hacíamos el mismo proceso, ahora a mí me repugnaba la nata, jeje...Soy fanática de los flanes y éste lo probaré, qué rico. Besos

    ResponderEliminar
  16. Ooooh, Chelo, pedazo café con leche! lo que le iba a gustar a mi padre, un verdadero incondicional de cualquier variedad de flan.
    Por lo que me ha contado mi madre a veces, mi abuela también hervía la leche y con la nata sobrante preparaba galletas... Qué delicia, no? ¿Desde cuándo empezamos a cuidarnos tanto? X-D

    Gracias por la receta, se la pasaré a mi papi.
    Besines y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  17. Que maravilla con el café con leche, un flan hecho con el café, una delicia.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  18. Mi querida amiga, como he disfrutado con tu entrada, esa leche que se compraba a los lecheros que para mi era uno de los grandes majares que se podian tomar, que rica, y que dificil es conseguirla ahora por no decir imposible, la verdad que los flanes de tu madre serian una ricura, pero se nota que tomaste muy buena nota de ellos, por que a ti te han quedado espectaculares, tienen que estar deliciosos. Mil besicos tesoro

    ResponderEliminar
  19. Me gusta que estés parlanchina. Nos cuentas anécdotas que nos dan pie a pensar y a compartir nuestras vivencias contigo.

    Pues yo también recuerdo el protócolo de cocción de la leche fresca. Cuando en el verano pasábamos las vacaciones con mi abuela, ella compraba la leche fresca y me tenía a mi, delante de la olla, controlando la cocción de la leche. En cuanto la viera subir, tenía que bajar el fuego, retirar la olla, y cuando la leche bajara su nivel, de nuevo al fuego. ¡Qué rollo! Yo tenía que estar allí y sin poder jugar con mis amigas :(

    Y sin embargo a mi no me gustaba esa leche. Veía las burbujas de la grasa brillantes y flotando en la superficie. Yo quería la leche que mi madre compraba en el mercado, sin nada de nata, que me daba (y me da) repelús.

    ¿Después de esta retahíla crees tú que no me quedan palabras? Para un dulce, y más estando tan rico como imagino que ha de estar este, a ver quién se reprime? No seré yo. Te ha quedado es-tu-pen-dí-si-mo. :))

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  20. Vaya flan Chelo tiene que estar riquísimo! y me encanta lo que cuentas y como lo cuentas, seguro que todos nos hemos visto reflejados, de un modo u otro que recuerdos aunque haya mejorado la limpieza hay muchas cosas que se echan de menos..sobre todo a las personas.Hay veces que te gustaría dar un paso atrás y vivir aunque solo fuese por un momento aquellas experiencias. en fin...un besote muy fuerte y tu flan cae, fijo que cae!!!

    ResponderEliminar
  21. Adoro los postres con café y especialmente el flan, me chifla y detrás de cada comida podría comerme uno. Es un postre ligero para el que siempre hay hueco en mi estómago.

    Por cierto, que sepas que me leí la queimada que le preparaste a nuestro común amigo Harry Potter!!! Una entrada muy entretenida, amena, original y currada. Y la receta también, muy acertada ;)

    Besos. Paula

    ResponderEliminar

Back
to top