KÖNIGSBERGER KLOPSE {Albóndigas en una cremosa salsa de alcaparras}


            Las Königsberger Klopse, denominadas también Soß-o Kochklopse en las regiones cercanas a Berlín, son una especialidad de la región de Prusia Oriental. Unas  albóndigas de carne con una salsa cremosa con alcaparras. Se las suele acompañar con arroz cocido o con patatas cocidas y rehogadas en mantequilla.

            La salsa nos pareció espectacular, hasta tal punto que cuando las he vuelto a hacer hice salsa de más para acompañar una pasta al día siguiente.

¡Preparar pan!





Ingredientes:

·        100 grs. de pan del día anterior
·        leche templada
·        600 grs. de carne de ternera picada (yo he utilizado cerdo)
·        1 huevo grande
·        4 anchoas picadas
·        1 cebolla
·        1 cucharadita de mantequilla
·        perejil
·        cáscara de limón rallada
·        pimienta negra
·        500 ml. de caldo de pollo


Para la salsa

·        30 grs.- de mantequilla
·        25 grs. de harina
·        3 cucharadas soperas de alcaparras en vinagre
·        zuno de ½ lión
·        ½ l. de vino blanco
·        una pizca de azúcar
·        2 yemas de huevo
·        pimienta negra.

Para acompañar:

Patatas al vapor y perejil




Elaboración:

Para la guarnición, cocemos las patatas al vapor y las reservamos.
Cuando tengamos listas las albóndigas, calentamos una cucharadita de mantequilla en una sartén y doramos las patatas en ella. Espolvoreamos de perejil y servimos junto con las albóndigas.

Hacemos las albóndigas:

               Troceamos el panecillo y lo empapamos en leche templada.
            En un cuenco ponemos la carne picada y la salpimentamos, añadimos el huevo, las anchoas picadas, el pan escurrido de la leche y la cáscara de limón rallada, junto con el perejil. Mezclamos bien.

            Picamos la cebolla lo más pequeña posible.
Calentamos la mantequilla en una sartén y dejamos sudar en ella la cebolla, sólo hasta que esté transparente. La añadimos a la carne picada y volvemos a mezclar.

Nos mojamos las manos y formamos las albóndigas.

En una cazuela cocemos las albóndigas en el caldo de carne durante unos 10 minutos. Ahora sacamos las albóndigas del caldo y las reservamos.

Colamos el caldo.

Calentamos la mantequilla y doramos en ella la harina, vamos añadiendo el caldo poco a poco, moviendo con  unas varillas (como si estuviésemos haciendo una bechamel), hasta terminar todo el caldo. Añadir las alcaparras, el jugo de limón y el vino. Sazonamos con sal, el azúcar y la pimienta. Y dejamos cocer unos 5 minutos.
            En un plato batimos las yemas de huevo, agregamos un poquito de la salsa y la desleímos bien, agregamos al resto de la salsa. Bajamos el fuego para evitar que hierva.

            Añadimos las albóndigas a la salsa para que se calienten y servimos acompañadas de patatas al vapor espolvoreadas de perejil picado.




CONVERSATION

28 comentarios:

  1. Me gusta hacer las albóndigas cada vez de una manera. Nunca me han gustado las típicas frutas con tomate... Estas que traen tiene una pinta exquisita y parece que son suaves. Las kognnerrggggg? Ahí qué difícil su nombre pero que ganas de probar. Besos chelo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Maravillosa! esta salsa de alcaparras tiene que ser una delicia. Gracias por la receta, me la llevo ahora mismo. Y una vez más, enhorabuena por la fotos! Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ufff me has matado, con salsa de alcaparras, me encantaaaaaaaaaa. un besote

    ResponderEliminar
  4. Me he quedado salivando jeje me gusta este tipo de salsas donde se añaden encurtidos, le dan mucho sabor. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  5. madre mía esto tengo que hacerlo, te quedó de lujo, si las alcaparras ya me las como tal cual, ni me imagino esa salsa, las fotos se salen chiquilla

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué curioso! Ya me ha intrigado esta salsa, no se me habría ocurrido y seguro que está buenísima. Tengo que probarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Y dices que te ha sobrado salsa? Pues vete preparando un paquete que voy a buscarla!
    Menuda pinta, estoy seguro que disteis buena cuenta tanto de las albóndigas como de la salsa!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Oh! me encanta mojar pan en salsa, si garantizas que la salsa está deliciosa más todavía, pero lo que de verdad me chifla ( esa es la nueva palabra que usa Sergi) son las albóndigas, de verdad, las pruebo todas con salsa o sin, es obsesivo no busco nada perfecto sólo que me haga sonreír cuando las coma, y por supuesto las tuyas van al bloc de notas, ea! un día de estos lo pruebo.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  9. Achei a receita muito interessante.
    O aspecto esta muito tentador.
    bjs

    ResponderEliminar
  10. Me parecen muy originales. Y tienes la razón, la salsa que sobre para poder mojar pan.
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. que buena pinta¡¡ esa salsa esta para mojar pan!!
    bss

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado tanto la idea que la he dejado en favoritos, en espera de hacerlas. Me encantan las alcaparras, esta receta promete y mucho.

    ResponderEliminar
  13. Esa salsita es un pecado, para mojar pan y disfrutar. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  14. Pues otra versión de albóndigas muy interesante. Yo siempre las hago de la misma manera, cómo las hacía mi madre, así que ya es hora de cambiar un poco. Bs

    ResponderEliminar
  15. Me encantó la receta, Chelo, aunque mi experiencia con las alcaparras no ha sido muy buena. Quizá con esta receta tuya valga la pena darles una segunda oportunidad.
    La luminosidad de las fotos es impactante. Cariños.

    ResponderEliminar
  16. Una receta fantastica y con mucho sabor ii que hermosura niña estan divinas de la muerte, y esa salsa para mojar pan pero mucho pan....besss

    ResponderEliminar
  17. Esta salsa la tengo que preparar si o si, me parece original y la mar de sabrosa, con alcaparras que me encantan!!!
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  18. Adoro las alcaparras y muero por las albóndigas, crees que me gustará?
    Uff ya llevo yo el pan.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  19. Jolines qué pinta tan deliciosa....
    Un beso Chelo.

    ResponderEliminar
  20. Interesante (y desconocida) receta. Debe ser deliciosa: la salsa es, por sí misma un auténtico pecado. Nos encanta.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  21. estoy de vuelta! nunca me defraudas! voy a por pan para mojar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Chelo, las probé en Berlín y me gustaron mucho, pero creo que las tuyas son infinitamente mejores, no pienso mojar en la salsa!!! jajaja pero del pensamiento al hecho....preciosas fotos, bssss

    ResponderEliminar
  23. Jajajjaja,pues menos mal que tambien se le pueden llamar Soß-o Kochklopse que me resulta más facil...el nombre complicaillo pero la receta maravillosa, comi unas parecidas en Alemania hace años y me quedé con las ganas de saber como se hacian,así que estas las pruebo ya mismo porque deben estar espectaculares. Gracias por recordarmelas
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Este receta tiene que estar de rechupete. Con lo que me gustan las albóndigas y las distintas formas de hacerlas, estas me las tengo que apuntar si o si.
    U besin.

    ResponderEliminar
  25. me parece una receta buenísima de albóndigas,me tomo nota
    un abrazo,belen

    ResponderEliminar
  26. Deliciosas!! unas albondigas especiales con esa salsita tan rica!! y tus fotos uauu!! como siempre divinas!! un besito

    ResponderEliminar
  27. solo de ver esa salsita ya me dan ganas de prepararlas tienen que estar riquísimas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Oooooh, me anoto esta salsa de alcaparras, qué buena idea para acompañar la pasta!
    Como nombre alternativo a ese alemán tan impronunciable se me ocurre algo así como "albóndigas blancas", ¿qué tal?
    Besos

    ResponderEliminar

Back
to top