PASTEL DE ESPINACAS Y FETA {Con harina integral de avena}

En realidad este pastel iba a ser unas empanadillas para la cena, pero como últimamente el tiempo corre más que yo, mucho más que yo que no corro nada, acabaron convertidas en un pastel, mucho más rápido de hacer e igualmente bueno.

                Hay una quiche ya publicada en el blog, aquí, que lleva la base de copos de avena y el relleno de espinacas y feta, a pesar de que los ingredientes son prácticamente los mismo son dos tartas completamente distintas. Las dos muy recomendables.

                No necesita mucho horno, y si la preparamos temprano, el calor (excusa perfecta para no encender el horno) no nos estropeara darnos un gustazo a la hora de la comida o la cena.

¡Que aproveche!


      
 


Ingredientes

Para la masa
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen
  • 100 ml. de agua
  • ½ cucharadita de sal
  • 250 grs. de harina integral de avena
  • Unos copos de avena para decorar

Para el relleno

  • 1 cebolla dulce
  • 300 grs. de espinacas
  • 100 grs.. de queso feta
  • 40 grs. de uvas pasas
  • 40 grs. de anacardos
  • sal
  • pimienta
  • 4 cucharadas de aceite de oliva


Elaboración:

        Empezamos por la masa, mezclamos los líquidos y agregamos, mientras mezclamos con una cuchara de madera, la harina y la sal. Amasamos ligeramente, lo necesario para que los ingredientes se amalgamen bien. Formamos una bola y la metemos en la nevera mientras preparamos el relleno.

        Ponemos en remojo las uvas pasas con agua tibia.
Precalentamos el horno a 200ºC

        Limpiamos las espinacas, la lavamos y salteamos en una sartén con una cucharadita de aceite hasta que suelten y evaporen toda el agua. Reservamos.

        En una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva freímos la cebolla muy picadita, cuando esté dorada agregamos las espinacas, las uvas pasas escurridas del agua del remojo, los anacardos troceados groseramente, pimienta negra recien molida y un poquito de sal. (poca porque el queso feta es saladillo), Movemos bien y apartamos del fuego, ahora agregamos el queso feta cortado en cubitos, y volvemos a mezclar.

        Esta masa tiende a romperse con facilidad, con lo cual la mejor forma de extenderla es ponerla entre dos láminas de papel de horno y pasarle el rodillo por encima, Cuando tenga un grosor de unos 3 milímetros le repartimos el relleno por encima, procurando dejar unos 4 cm. hasta el borde libres, ya que estos los doblamos hacía el centro para darle la forma que veis en la foto. Por  último pintamos de aceite y espolvoreamos la masa con unos copos de avena.
        Horneamos a 200º C durante 20 minutos. Quedará ligeramente dorada y muy crujiente. La dejaremos enfriar sobre una rejilla. Para manipularla sin que se rompa mientras esté caliente mejor hacerlo con una paleta grande, ideal la de servir la lasaña.


Servir templada o fría 

CONVERSATION

26 comentarios:

  1. Ostras que empanada más rica!!!!
    Encima la harina integral.
    Tengo que animarme y probar la avena.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno este pastel, Chelo. Nos recuerda a las galettes francesas.
    Y con ese queso feta, las espinacas, las pasas...., se nos hace la boca agua.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. que rica!! el cambio de las empanadillas me encanta...
    un besote

    ResponderEliminar
  4. que ricooo!!! me encanta todo lo que has puesto, asi como la presentación! genial! besos

    ResponderEliminar
  5. Qué deliciosa galette. Me encanta el relleno que has elegido, qué rica Chelo!!!

    ResponderEliminar
  6. Delicioso y sanísimo, me encanta el toque de la avena, tiene un sabor muy especial.

    ResponderEliminar
  7. Pues para haberlo hecho así en plan rápido, se ve estupendo!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. QUe delicia!!!
    Como todas las tuyas, siempre salgo de aqui con hambre
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la combinación queso-espinacas para las tartas saladas ummm y la base, genial, con aceite y harina integral como a mi me gustan, me llevo un trocito :)

    ResponderEliminar
  10. Tiene un aspecto impresionante ¡Qué delicia!

    ResponderEliminar
  11. Tengo pendiente probar las masas con diferentes harinas. El relleno de esta tarta me parece muy acertado y combina perfectamente. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  12. La presentación genial!!
    Y los ingredientes de lujo :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  13. La probaré porque yo también tengo una de copos de avena que me encantó. Además las espinacas y el feta me parecen una combinación perfecta!
    Un saludo
    Angi

    ResponderEliminar
  14. vaya galette mas rica q te has preparado. la verdad es q se ve deliciosa!!!

    ResponderEliminar
  15. estupenda galette y muy rico este relleno Chelo¡¡
    Bss

    ResponderEliminar
  16. el aspecto rústico que tiene me encanta, también el relleno, y creo que me gusta mucho más así que en formato empanadilla

    ResponderEliminar
  17. Chelo, si es que el tiempo vuela!!!! Te ha quedado un pastel riquisimo. Me gusta así más que como empanadillas, una estupenda presentación.
    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  18. Una tarta salada de estas para una cena es fantástica, me gusta mucho la idea. Besos

    ResponderEliminar
  19. Ummm, que me gustan a mi estas tartas rústicas, Chelo. Es una buena alternativa prepararla por la mañana y así no solo no encender el horno por la tarde, si no despreocuparnos de la cena porque ya la tenemos hecha y eso es un deshago.

    Ha sido últimamente cuando estoy descubriendo lo que me están gustando las espinacas, aunque he de reconocer, y públicamente, que no de cualquier manera, eh. Y tu versión es de las que seguro, seguro que me gustan.

    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Te ha quedado genial, que pinta tan rica.

    ResponderEliminar
  21. Rico y saludable, me encanta. En casa este tipo de galettes (dudo si se escribe así) nos encantan, así que caerá, seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Chelo, esto es pura delicia!! Me ha fascinado, y esas imágenes dicen comeme, la avena es mi favorita en costras crujientes!

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Esrto suena tan mediterráneo, con el feta, las espinacas, los frutos secos....que me tienta, me tienta. Y eso que las eespinacas y yo no nos llevamos muy bien, pero adoro el queso feta, y tiene una pinta estupenda, así que creo que le voy a dar una oportunidad, jajajaja.
    Un saludín! :D

    ResponderEliminar
  24. Que delicia, vaya si te ha quedado bonito el pastel. Me gusta mucho la combinación de feta y espinacas, el queso le da mucha fuerza a la espinaca y ésta suaviza al queso a la vez, me chifla.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  25. Ohhhhhh me encanta este pastel de espinacas por ese relleno y por esa presentación, queda ideal para una cena informal ahora en verano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado eso de que el tiempo corre más que tu! jajaja Pero mira, gracias a eso te ha quedado un pastel rico y de lo más apetecible.

    besos

    ResponderEliminar

Back
to top