NÍSCALOS O ROVELLONES EN SALSA



Hace un frío que pela, apenas puedo escribir, tengo los dedos congelados. Son las 7 de la mañana y me voy a trabajar, con lo cual hoy sólo os dejo esta receta y os deseo un estupendo día.





Ingredientes:


  • ·         800 grs. de níscalos
  • ·         150 grs. de jamón serrano
  • ·         1 cebolla
  • ·         4 dientes de ajo
  • ·         2 ramita de perejil
  • ·         1 cucharada sopera de harina
  • ·         100 ml de vino blanco
  • ·         150 ml. de agua
  • ·         6 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • ·         Sal
  • ·         Pimienta negra
  • ·         1 cayena ( muy recomendable)

 


Elaboración:
         Limpiamos bien los níscalos, los podemos cepillar y limpiar con un trapo mojado, que es lo recomendable, aunque cuando traen mucha tierra hay quien los pasa bajo el grifo de agua fría, procurando que caiga poco caudal para que no los estropee. Le cortamos el pie y los troceamos.
         Pelamos y picamos la cebolla en juliana.
         Pelamos y picamos 3 de los ajos.
         En una sartén calentamos el aceite de oliva y sofreímos la cebolla y el ajo, cuando esté dorado agregamos el jamón partido en taquitos, rehogamos y añadimos los níscalos, dejamos cocinar durante unos 5 o 6 minutos. Añadimos la harina, le damos unas vueltas y regamos con el vino y dejamos cocer un par de minutos, agregamos el agua y ajustamos de sal y pimienta (si se queda sin salsa mientras cuecen agregaremos un poquito más de agua). 



          En el mortero machacamos el ajo que nos queda junto con unas ramitas de perejil y una guindilla cayena y lo agregamos a los níscalos. Dejamos cocer hasta que el hongo esté tierno. Espolvorear de perejil fresco antes de servir.

CONVERSATION

43 comentarios:

  1. ¿Quién dijo frio!!! Mis dedos también se resisten, pero con este plato tan contundente y calentito...mmmm!! Y un buen pan, cómo no, para el mojeteo, que tiene que ser de lujo!! Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Para amantes de las setas como yo, esto es una delicia.

    ResponderEliminar
  3. De los de llevar un buen pan y no parar hasta que no quede nada.

    ResponderEliminar
  4. Temporada de setas, por aquí tenemos muchos buscadores espero sepan lo que hacen, jajaja
    a mi particularmente no me apasionan, suelo comerlos porqué es muy típico añadirlos al "arros brut" pero a Tomás le gustan mucho y para él lo que sea ;) y así en salsita mejor que mejor.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Buenos dias preciosa!!

    Níscalos, que delícia!! EL otro día cuando fuí a la frutería y los ví no me pude resisitir y compré, los hice en le horno con un chorrito de aceite y una pizca de sal maldon, es que me supieron a gloria, recuperé el sabor de mi infancia que tanto me gusta.

    En salsa no los he comido pero tienen una pinta exquisita.

    Mil besos y feliz día

    ResponderEliminar
  6. Una receta que no necesita presentación, las fotos lo dicen todo. DELICIOSA.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  7. Vaya plato...

    Es una maravilla de plato. Yo siempre los he cocinado con tomate, así que ya te puedes imaginar lo fantástica que me parece tu receta.
    Y con éstas fotos tan suculentas... madre mía!!!

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla chelo, y encima picantitos como me gustan a mí. Eres mi ídola!!!, Besos

    ResponderEliminar
  9. Me encantan estas setas, y en salsa deben estar para chuparse los dedos. Como se nota el descenso del termometro jeje. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  10. Qué pinta tan exquisida!!! Pena que con el frío de estos días ya no encontraremos muchos rovellons!!!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Fantástica! Qué buena receta, Chelo. Me gusta por las setas y por lo novedosa que es, porque nunca los he visto en salsa, y creo que no se me hubiera ocurrido. En casa nos gustan prácticamente todas las setas, aunque especialmente a mi. Hoy, sin ir más lejos, la comida que tenemos lleva setas entre sus ingredientes, y verá la luz algún día.

    Los níscalos me traen muy buenos recuerdos. Los probé por primera vez siendo jovencita. Mi hermano y yo nos fuimos de vacaciones al Pirineo leridano con unos tíos y primos, y uno de los días salimos a coger níscalos, o rovellons por aquella zona. Luego los hicimos en una barbacoa con ajo y perejil. No creo haber comido jamás setas más ricas, y ni tan siquiera los propio níscalos, o es que soy yo la que sin querer los enmascaro con mis buenos recuerdos, porque aquella vivencia fue extraordinaria.

    Un beso. ¡Feliz día!

    ResponderEliminar
  12. Solo??? Te parece poco. Riquísimo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡¡Qué ricccooo!!!!!!!! Me encantan los hongos: todos y preparados de cualquier manera.
    ¿Te paso un poco de nuestros 36°, querés ?? Ja-ja!!

    ResponderEliminar
  14. Vaya sartenada de setas, que ricura!!! yo este año no encontré ni una, así que ni las he probado!!!
    un besazooo

    ResponderEliminar
  15. Qué deliciosos se ven. Como son tan carnosos, los níscalos hacen por sí solos una buen plato. Ni acompañamiento ni nada. No lo necesitan.

    Estupenda receta :)

    ResponderEliminar
  16. Me parece una entrada deliciosa, llena de sabor, aroma y color inconfundible propio de mi tierra...pero con una pega, no puedo comer niscalos, ni champiñones, mi cuerpo no tolera este tipo de productos...y mira que me gustan!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso guiso de níscalos, cuánto sabor. Besos

    ResponderEliminar
  18. ¡Madre mía, qué buenísima pinta! tiene que ser un vicio. para comer con pan y vino, un no parar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡¡¡Vaya pinta tiene eso!!! Con eso y un buen pan que alegría de comida.

    ResponderEliminar
  20. me gusta mas un guiso que a un tonto,con lo cual babeo viendo este pedazo de plato!
    saludos.

    ResponderEliminar
  21. mira que he comido setas este otoño, pero es que los níscalos no los he catao snif snif
    te ha quedado un guisito estupendo, qué envidia me das!!

    un besazo

    ResponderEliminar
  22. Ñam! Irresistible y absolutamente ideales!

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. ayer publiqué yo una receta de estofado de níscalos.......hay que bueno es el otoño cuando se encuentras setas verdad?

    besos

    ResponderEliminar
  24. La hago seguro!!! vaya manera tan rebuena de comer rovellones! he hecho varias veces ya este año pero ésta manera me encanta así que el finde cae seguro. Muchas gracias por hacer el esfuerzo de compartir la receta tan temprano!!!
    Un besito reina,
    Angi

    ResponderEliminar
  25. Cómo me apetece probarlos! por aquí no se suelen encontrar, pero puede que mi hijo me traiga uno de estos fines de semana, así que ya sé qué hacer con ellos.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  26. Chelo que maravilla de plato, es para quitarse el sombrero, pero de verdad, te ha quedado divino, los niscalos los considero un manjar, y con este platico se quita asta el frio. Mil besicos

    ResponderEliminar
  27. Qué requetebuenas estas setas con esa salsita para mojar pan. Los guisos mas sencillos son a veces los mejores.
    besotes

    ResponderEliminar
  28. Chelo, me encantan los níscalos!
    Tu receta es una delicia, de lujo!
    Besitos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  29. Por las mañanas hace mucho frío... no dan ganas de salir de la cama! qué ricos revollones, me dan mucha envidia :) besos

    ResponderEliminar
  30. Con esta delicia en el plato se perdona hasta el frío!

    ResponderEliminar
  31. estan deliciosos.
    www.animoyesperanza.com

    ResponderEliminar
  32. En la sierra de la pila tenemos este año muchos

    ResponderEliminar
  33. Vaya salsita rica que les has hecho!! Deliciosos deben de estar esos níscalos! Besos

    ResponderEliminar
  34. Es que es horrible el frío que hace eh?
    Tu platito buenísimo, pa hincharnos a mojar pan y entrar en calor jajaj
    Besazos.

    ResponderEliminar
  35. Esto hay que probarlo, sin duda toda una delicia.
    Perfecta para este tiempo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  36. Te han quedado estupendos.
    Y si que hace un frío que pela......... las masas no suben ni a la de tres!!! ;-P

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Te juro que dan ganas de meter el pan ahi!, que delicia, se ve maravilloso!
    Espero que pase un poco el frío por ahi.
    Besitos

    ResponderEliminar
  38. Hoy he comprado varias clases!!! así de jugositos no los he hecho pero me han gustado para guarnición o para lo que sea!!! besotes

    ResponderEliminar
  39. me guardo la receta, me hubiera venido genial el domingo pasado cuando tenía delante cinco kilos de rovellones (rebollones en Aragón) ;)

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  40. ¡Cheloooo! Adivina lo que hay de comer en mi casa ... ¡Sí! Revisando la receta, creo que te has saltado el punto en el que hay que añadir la harina, y que imagino que será justo antes de incorporar los níscalos, ¿no?

    Ya te contaré ...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda, es verdad se me ha olvidado, hay que ponerla antes de verter el vino, cuando los níscalos ya han rehogado, porque sino la seta no se cocinara como debe. Asi que sofrito, añades los niscalos, los dejar cocinar unos minutos, entonces la harina, rehogas y riegas con el vino.
      Voy ahora mismo a ponerlo en la receta.
      Gracias preciosa

      Eliminar

Back
to top