TORRIJAS CON ALMIBAR LIGERO DE MIEL Y ANIS


Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Marzo nos invita a preparar un clásico de la gastronomía española, Torrijas

         Tengo asociado a las torrijas un halo de misterio, recuerdo cuando iba a casa de mis amigas durante la Semana Santa y enseguida las madres o las abuelas te sacaban una torrija,

 “niña toma pruébala, a que son las mejores que has probado”, claro como a una le tira la sangre (pero le puede la educación) asentía y me quedaba con las ganas de decirle, “las mejores, señora, son las de mi madre”,

 ejem… y es que en mi pueblo hay una liada con las torrijas que no os quiero ni contar, que secretismo con las recetas del almíbar! i las mías están más ricas porque… y en un susurro te dicen están mojadas en leche o en naranja, y las mías con vainilla… las mejores las mías con canela, como las de siempre…. Vamos que tengo una amiga que su madre no le ha dicho aún cómo hace el almíbar, lo mantiene en secreto, escrita la receta y guardada en el armario “cuando yo no esté entonces sabréis la receta” y es que a pesar de que quieren guardar el secreto ¿de qué sirve si no sabes que este existe?

         Como en todas las casas en la mía también se comen torrijas durante la Semana Santa sólo que las de mi casa no tienen secreto…. O sí?


Ingredientes:

  • 1 paquete de pan para torrijas o una barra de pan del día anterior
  • 300 ml. de leche
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • La piel de un limón
  • 1 vaina de vainilla

Para el almíbar:

  • 150 ml de agua
  • 150 ml. de miel
  • 150 ml. de anís

Para rebozar y freír

  • 2 huevos
  • Aceite de girasol




Elaboración:

         En un cazo ponemos a hervir la leche con el azúcar la piel de limón y la vaina de vainilla abierta por la mitad. Dejamos hervir durante dos o tres minutos y apartamos del fuego, dejamos infusionar hasta que la leche esté fría.

         Lo primero cortaremos el pan en rebanadas de 1 cm., en una bandeja colocamos las rebanadas de pan. Colamos la leche que hemos cocido con la piel de limón y vainilla y regamos con ella las rebanadas, dejamos que el pan se empape bien.

         Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de girasol.
         En un plato batimos un par de huevos, cogemos con cuidado las rebanadas de pan, las escurrimos ligeramente y las pasamos por el huevo, las freímos a fuego medio hasta que estén doradas por ambas caras. Sacamos la torrija a una fuente cubierta con papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Rebozamos y freímos todas las torrijas.



         Para hacer el almíbar, ponemos en un cazo el agua, el anís y la miel, dejamos que cueza unos minutos, hasta que la miel se deshaga y el almíbar espese ligeramente. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe totalmente.

            Bañamos las torrijas en el almíbar y las ponemos en una fuente, podemos regarlas con el almíbar sobrante o bien servir este aparte para que cada uno se añada más si quiere.

CONVERSATION

43 comentarios:

  1. Se ven sensacionales, y es que en los pueblos ya se sabe, es normal los secretitos y el afán de ser el mejor, como somos tan pocos, jejej
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja me ha encantado como las señoras guardan la receta como si de la fórmula de Coca Cola se tratase jjj gracias por lo menos por compartir la tuya! Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ay! que puesta en escena Chelo. Parece que estoy en casa de mi abuela cuando era pequeña, cuando todo se hacía con calma, y nos lo comíamos todo con con esas ansias de no pensar nada más que en disfrutarlo. Te han quedado preciosas, nada grasas y con un color maravilloso. Por cierto recibiste mi contestación?, que me tienes en "ascuas". Besos

    ResponderEliminar
  4. Ayyy! Casi me muero de risa con los secretos de las recetas. Qué costumbre por favor, no se va con los años eh?

    No sé si tus torrijas se igualaran a las de estas señoras, pero desde luego, parecen súper jugositas con ese almíbar tan rico.

    Un besín,

    Lore

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta!! y unas fotos preciosas!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Creo que hoy voy a apagar el PC y me voy a ir a pasear...no hay derecho a estar a dieta y que te bombardeen con torrijas de todas clases!
    Las torrijas siempre han sido una de mis debilidades, y eso que las que hacía mi madre y las que yo sigo haciendo son el colmo de la simplicidad, sin aromatizar la leche y sin baño de almíbar, simplemente rebozándolas en azúcar y canela. Además nunca las he asociado con la semana santa, mi madre las hacía cuando tenía algo de pan de sobra y yo cada vez que me apetecía, aunque ya hace mucho tiempo que no las hago.
    Me encantaría probar las tuyas que tienen una pinta deliciosa, pero creo que hasta el año que viene no va a poder ser.
    Por cierto, la primera foto me parece impresionante, de las mejores que he visto últimamente, si no te importa me la llevo a Pinterest.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. No las hay como las de mi madre! que mi abuela nunca supo cocinar ;)
    Pero las tuyas deben estar superiores!!

    ResponderEliminar
  8. Jejeje pues si que hay quien no da sus trukillos de como hacer las recetas no es tu caso pq por suerte podemos disfrutar estas estupendas torrijas, que ricas y con el almibar para chuparse los dedos besos

    ResponderEliminar
  9. yo este año aun no la he hecho,pero todo se andara

    ResponderEliminar
  10. ummm con anis, y a mi que no se me había ocurrido.... tienen que estar de escándalo.
    Besos

    www.azucarycanelamolida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Pues sí que guardaban bien el secreto jajaja Las tuyas no sé si al final tienen o no secreto, pero vaya arte tan grande que le has puesto a estas torrijas, te han quedado DE MIEDO

    Abrazos y buen día

    ResponderEliminar
  12. Chelo ese almibar..... por favor que rico!!!!! Me han gustado mucho tus torrijas, me gustan que quedan jugosas y el almibar se lo aporta. Mira la hora que es y cambia etas torrijas por la comida. No sabes cómo me gustan!!!

    Un besito enorme cielo,

    ResponderEliminar
  13. jajajajja, suerte de tu educación Chelo, que sinó teníamos a la sra. traumatizada!! ,P besitos

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado las historias de los secretos culinarios..jaja la verdad es que hay recetas que bien se merecen ser un secreto si no queremos morirnos todos de la delicia:P
    un beso!
    http://hoysonrioalespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. Chelo las torrijas para mi, son de escandalo...las como todo el años!!! Delicosas con ese toquecito tan bueno...A ver si me animo y las hago...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Jajja ya sabes a quien das tu secreto, regalas tu libertad jajaja.....

    Qué gracia me ha hecho y es que hay gente muy tiskimikis a los que no les gusta compartir, menos mal que ese no es nuestro caso ;)

    Me encantan estas torrijas , con este almíbar nunca las he preparado , a que espero pues ?........Vamosssss a los fogones !!!

    Muas sister mia.

    ResponderEliminar
  17. Las tuyas se ven como para guardar el secreto, je, je. Fantásticas. Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  18. Con ese almíbar tienen que saber a gloria bendita !!!! Te la copio y haré una tanda así... Besos.

    ResponderEliminar
  19. MUY BUENAS INVITA A PEGARLE UN BOCADO. ME QUEDO POR TU BLOG DE SEGUIDORA Y TE INVITO AL MIO SI TE APETECE 123acomer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué buena pinta! Yo no soy mucho de aníes, pero viéndolas así de apetecibles, creo que me retracto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Madre mia niña, qué pinta tienen tus torrijas... impresionantes!!!

    ResponderEliminar
  22. Dios mio Chelo que pinta tienen.. con ese almibar!!!
    Se ven maravillosas, nada que envidiar a las de tus vecinas aunque no quieran compartir la receta...seguro que las tuyas estan más buenas .
    Yo las suelo acabar con azúcar y canela pero este año las voy a hacer con almibar.
    Besos guapa, me han encantado.

    ResponderEliminar
  23. Qué maravilla! a ver si las pruebo Chelo...aunque yo soy más de las de leche mi contrario las prefiere devino dulce...

    ResponderEliminar
  24. Yo me llevo directamente una. ¡Que ricas te han quedado!.
    Besazos

    ResponderEliminar
  25. Ese plato que ganas dan de llevárselo, jeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Jajaj , pues las mejores las de mi suegra!! que me las preparaba por la mañana..mas ricas!!! pero sin este almibar tan rico..

    Besitos

    ResponderEliminar
  27. No conocia tu blog, pero me encanta. Me quedo un rato curioseando tu cocina.
    Unas torrijas estupendas.
    Bessos

    ResponderEliminar
  28. con lo que a mi me gustan las torrijas y hoy venga ver torrijas, no veas las ganas que tengo de hacer. Te han quedado de lujo
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Me he reído un rato!! Parece que las estoy viendo, jajaa!! Qué típico, pasa en todas partes!!!
    Te han quedado geniales y me encantan las fotos!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  30. me parecen deliciosas.........
    un saludo,belen

    ResponderEliminar
  31. Que bonita historia, y que cierta jeje. Estas de tu familia me hane encantado y con el almíbar debe ser una tentación de lo más deliciosa. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  32. Si es que éramos, y somos niñas con mucha educación, jajajaja.
    Si señora como las de la madre de una en estos casos ninguna, aunque para ser sincera, no me gustan almibaradas, y es que yo soy asi de seca, jajajajajajaja.

    Me han encantado, y como tengo algunas aun en casa, las mojaré con tu almibar, y te contaré.

    Hoy vengo buscando receta. Ya te cuento hermosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Qué ricas tus torrijas, Chelo. No suelo hacer el sirope con anís, pero creo que me voy a animar. Le tiene que dar un toque bien rico!
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Esas torrijitas con esos aderezos tan dulces tienen que estar de miedo. Me llevo la super receta ;D

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Ummm,Chelo, que torrijas más apetitosas!!

    ResponderEliminar
  36. Qué buenísimas Chelo, te salen estupendas y qué educación más grande grandísima tenías al contestrle que sí a la señora, pensando ( ni de coña, las mejores las de mamá) claro que sí!!!

    ResponderEliminar
  37. Es imposible no ponerse a hacer torrijas después de ver todas estas maravillas. Besos

    ResponderEliminar
  38. Chelo, el secreto de tus torrijas son esas manitas que Dios y tus padres te han dado. Excelentes y muy jugosas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Que pintaza estas torrijas,uhmmm

    ResponderEliminar
  40. A mi tambien me han enseñado que hay que ser educada y decir que las tuyas son la mejores del mundo mundial, no se si tanto pero desde luego tienen una pinta espectacular ¿puedo probar una? porfiiiii

    ResponderEliminar
  41. las he preparado y me han encantado,gracias por compartir tu receta.
    un saludo,belen

    ResponderEliminar

Back
to top